Seleccionar página

Desde nuestra perspectiva en la banca de reclutamiento, hemos tenido el privilegio de conocer a mujeres con un talento excepcional, capaces de desempeñar roles profesionales de manera sobresaliente. Sin embargo, hemos notado que muchas de ellas enfrentan desafíos para cumplir con una modalidad laboral presencial o un horario estricto en la oficina.

Es lamentable descubrir que algunas mujeres viven en el llamado “Piso pegajoso”, término que describe la dificultad que enfrentan muchas mujeres para separarse de las responsabilidades domésticas y de cuidado familiar. Es innegable que todas las mujeres necesitan una red de apoyo para lograr un equilibrio entre su vida familiar y laboral. En muchos casos, esta red de apoyo puede provenir de las propias empresas donde trabajan.

Como líderes empresariales, es parte de nuestra responsabilidad corporativa y social reconocer y abordar las barreras que impiden que las mujeres se incorporen y avancen en el ámbito laboral.

Al superar estas barreras, abrimos la puerta a un valioso nicho laboral inexplorado pero altamente capacitado para ofrecer soluciones en el entorno empresarial. He observado que las mujeres en este sector son increíblemente resolutivas; después de todo, están al frente de la gestión familiar. Son resilientes, perseverantes y poseen una capacidad de aprendizaje excepcional.

Su habilidad para organizarse y dar seguimiento es coherente con la administración de un hogar, demostrando así una amplia gama de competencias que pueden ser invaluablemente aplicadas en el ámbito laboral.

Una de las formas en que las empresas pueden actuar como una red de apoyo es implementando políticas que promuevan la flexibilidad laboral. Permitir horarios de trabajo flexibles, según lo permita la operación, opciones de trabajo remoto y programas de licencia parental pagada son pasos importantes para ayudar a las mujeres a equilibrar sus responsabilidades laborales y familiares.

Otra forma son los programas integrales de bienestar nutricional, financiero y emocional, que es una manera extraordinaria de respaldar a nuestras colaboradoras, brindándoles la energía necesaria para enfrentar cada día con vitalidad.

Estos programas no solo les enseñan a gestionar sus emociones, sino que también les proporcionan las herramientas para organizar sus finanzas de manera efectiva, permitiéndoles tomar decisiones más informadas y positivas para su futuro.

Trabajar juntos en busca de soluciones distintas es clave para encontrar al candidato indicado.
– Paty Vargas.