Seleccionar página

Todo es evolución, la estabilidad y el éxito de una empresa ya no se basan sólo en las habilidades técnicas o la experiencia previa de los colaboradores. La rapidez de los avances tecnológicos y las transformaciones en el mercado exigen una mentalidad ágil y adaptable.

La capacidad de aprender constantemente se convierte en el motor que impulsa a las empresas a navegar por las aguas siempre cambiantes del mercado de los negocios.

Todo este panorama cambiante convierte a la capacidad de aprender constantemente en el activo más valioso para cualquier empresa. Lo que aprendiste hace 6 meses seguro hoy ya es obsoleto y hay tres formas distintas de hacerlo, cada semana hay cosas nuevas, el conocimiento evoluciona.

Actualmente en algunas empresas europeas ya no solicitan un título para contratar, la hoja de vida mejor conocida por muchos como “curriculum” está pasando a segundo plano a la hora de tomar decisiones de contratación.

La tendencia en el 2024 para  la selección de personal, consiste en centrase en la persona. En  su capacidad de aprender, de auto gestionar sus emociones y la compatibilidad  con los valores de la marca empleadora. Detectar la habilidad  de aprender pareciera es una tarea complicada pero la clave está en prestar atención profunda a la persona. La capacidad de aprender está relacionada con la curiosidad, es importante indagar, sobre que tan curiosa es, que hace cuando no sabe algo, las personas con una sed constante de conocimiento que buscan entender más allá de sus responsabilidades inmediatas son propensos a tener una mentalidad de aprendizaje continuo.

Analizar el historial de aprendizaje de un candidato, incluyendo cursos, certificaciones y proyectos personales, puede proporcionar pistas sobre su compromiso con su crecimiento profesional. Busca en su vida historias en las que utilizó la resiliencia al cambio para salir adelante. Aquellos que han enfrentado cambios en su carrera y han demostrado resiliencia son propensos a adaptarse y aprender en entornos desafiantes.

También está la contra parte ¿y qué hago con los colaboradores ya están dentro de la empresa para desarrollar su capacidad de aprendizaje?

Fomenta una cultura que celebre el aprendizaje y la innovación. Incentivar programas de formación, seminarios y actividades que estimulen la curiosidad y la adquisición de nuevas habilidades, te comparto algunas ideas:

Mentoría y Coaching: Establece programas de mentoría que fomenten la transferencia de conocimientos y la guía personalizada. Los líderes pueden actuar como mentores, inspirando a sus equipos a buscar oportunidades de aprendizaje.

Promoción de la Innovación: Animar la experimentación y la creatividad. Las empresas que fomentan la innovación crean un entorno propicio para el aprendizaje constante.

Detectar esta habilidad en los candidatos y fomentarla en los colaboradores no solo asegura la relevancia continua de la empresa, sino que también crea un equipo capacitado para enfrentar cualquier desafío que el futuro pueda presentar.

¡Aprendamos juntos para prosperar, Sonríe!
Paty Vargas