Seleccionar página
Aproximadamente el 40% de la fuerza laboral a nivel global se constituye de mujeres según datos del Banco Mundial, sin embargo, se estima que sólo la mitad de este potencial se utiliza.
No obstante, a los esfuerzos de mejorar los escenarios respecto a la equidad de género y diversidad laboral, las empresas siguen contratando más hombres que mujeres sin ser del todo consientes, y esto se da debido a barreras culturales y/o administrativas que aún existen en nuestras comunidades, quizás por la percepción de que las mujeres tenemos responsabilidades familiares y sociales que hacen pensar al empleador que no podremos cumplir con las exigencias y dinámicas del puesto.
Las empresas con más colaboradoras tienden a tener una fuerza laboral más estable y mejoran su productividad debido a su adaptabilidad a los cambios, cómo es el caso de Continental, empresa tailandesa que le atribuye parte de su éxito a la inteligente decisión de tener una plantilla compuesta en un 41% por mujeres.
Las mujeres poseen habilidades que suman al negocio, las mujeres conforman equipos más creativos con sus puntos de vista y lluvia de ideas, sus formas de comunicar, de ver el mundo y de expresarse, saliéndose de la caja con el constante uso del hemisferio derecho del cerebro, que es el encargado de lo creativo, intuitivo y visionario.
Las mujeres tenemos la capacidad de reunir personas, de provocar opiniones y propuestas diversas, fomentando la participación y optimizando la toma de decisiones. Tenemos la capacidad de relacionarnos desde la empatía y la valoración del grupo y como no, si tenemos el instinto maternal impregnado desde nuestro ADN por lo que las mujeres estamos orientadas a la persona y sus necesidades, lo que genera un mejor clima laboral.
Una habilidad que sin duda no podemos negar es que las mujeres podemos ser «multi tareas», en pleno 2021 ésta es una habilidad sumamente valorada y buscada por los empleadores ya que puedes delegar más. Tener un colaborador que tenga capacidad de hacer tareas de distintas áreas de la empresa es negocio, sin duda las mujeres estamos diseñadas genéticamente para ello, el hecho de poder trabajar, criar hijos, administrar el hogar todo simultáneamente nos lleva afirmar que definitivamente somos «multi tareas».
¿Qué opinas?, ¿Es buen negocio?
¡Sonríe!
Paty Vargas.