Seleccionar página
A veces es fácil sesgarse solo con lo que está escrito en un CV, especialmente cuando el tiempo es demasiado escaso y las responsabilidades son muy abrumadoras. Recuerdo una vez, hace unos dos años, cuando recibí un CV que parecía no encajar del todo.

Aunque revisé el currículum varias veces, la información no terminaba de convencerme. Además, la foto del candidato no ayudaba, ya que mi lema es «sonríe», y la expresión seria en su rostro me hizo dudar aún más. Sin embargo, algo me impulsó a tomar una decisión diferente. Después de todo, el CV había llegado a mis manos por una razón.

Así que decidí invitarlo a una entrevista de inmediato. Al principio, tenía algunas dudas, pero en cuanto comenzamos la entrevista, supe que había tomado la decisión correcta. La energía y el entusiasmo del candidato eran contagiosos, y su actitud positiva era evidente desde el momento en que cruzó la puerta.

Terminé encantada y muy emocionada de haber encontrado a alguien tan prometedor para mi equipo, algo que no había experimentado en años. Este encuentro me recordó que a veces, vale la pena tomar el tiempo para ir más allá de lo que está escrito en un CV y darle una oportunidad a alguien que podría sorprendernos gratamente.

En este caso, me alegré de haberlo hecho. Los currículums vitae se han convertido en el primer filtro para las empresas. Si bien los CV proporcionan una visión inicial de la experiencia y habilidades de un candidato, confiar exclusivamente en ellos puede ser una limitación significativa en el proceso de selección.

Sin embargo, un CV solo proporciona una visión superficial de la historia profesional de alguien. No revela el carácter, la ética laboral, las habilidades interpersonales o el potencial de crecimiento de un individuo. Es crucial reconocer que detrás de cada hoja de papel hay una persona con una historia, una personalidad y un potencial únicos.

Por lo tanto, la entrevista personal se convierte en una herramienta vital para conocer al candidato en profundidad y tomar decisiones de contratación más informadas. Al confiar únicamente en los CV, los empleadores corren el riesgo de pasar por alto a candidatos que podrían agregar un valor a su equipo.

La entrevista personal puede revelar un potencial oculto, una pasión por aprender, una habilidad natural para resolver problemas o una actitud positiva que los hace destacar entre la multitud. Darse la oportunidad de conocer a estos candidatos te puede llevar a descubrimientos inesperados y a contrataciones exitosas que de otro modo se habrían pasado por alto.

«Las habilidades que no se pueden cuantificar en un currículum a menudo son las que hacen la diferencia en el éxito de un empleado»
¡Sonríe!