Seleccionar página
Durante las entrevistas que realizamos, cada vez más jóvenes menores de 30 años comienzan a identificarse como personas neurodivergentes, declarando tener condiciones como el TDAH, la dislexia, trastorno del aprendizaje, dispraxia, discalculia, Asperger y ansiedad.

Estudios recientes indican que entre el 10% y el 20% de la población mundial es neurodivergente (World Economic Forum). «Neurodiversity: The Benefits of Recruiting Employees with Cognitive Disabilities» fue publicado en el Harvard Business Review.

La neurodiversidad es un concepto crucial que reconoce y celebra la variabilidad natural en el funcionamiento cerebral de las personas. Cada una de estas condiciones suelen aportar perspectivas que son únicas y habilidades específicas a quienes las poseen.

En el ámbito laboral, cada vez más empresas reconocen los beneficios de integrar talento neurodivergente en sus equipos. Tal es el caso de Microsoft (Autism Hiring Program), SAP (Autism at Work), Ernst & Young (EY), Ford Motor Company (Ford Inclusive Works) y Google (Neurodiversity at Work). Estas iniciativas promueven entornos inclusivos donde las habilidades únicas de las personas neurodivergentes son valoradas y apoyadas.

Aquí te comparto algunos puntos clave sobre el talento neurodivergente:
 
  • Perspectivas Únicas y Creatividad: Las personas que son neurodivergentes suelen abordar problemas desde ángulos innovadores y ofrecen soluciones creativas. Su manera diferente de procesar la información puede llevar a enfoques que otros podrían pasar por alto, fomentando así un entorno de trabajo más creativo e innovador.
 
  • Habilidades Especializadas: Muchas personas neurodivergentes poseen habilidades específicas como atención al detalle, pensamiento analítico, reconocimiento de patrones y capacidad para pensar fuera de la caja.
 
  • Resiliencia y Adaptabilidad: Al enfrentar desafíos personales relacionados con sus condiciones, las personas neurodivergentes a menudo desarrollan una notable resiliencia y adaptabilidad. Estas características son extremadamente beneficiosas en entornos laborales dinámicos y cambiantes, donde la capacidad de adaptarse y perseverar es clave para el éxito.
 

Integrar la neurodiversidad en nuestra fuerza laboral no es solo una cuestión de inclusión, sino una estrategia inteligente para poder impulsar la innovación y el crecimiento.

Al aprovechar las habilidades únicas y la perspectiva innovadora de las personas neurodivergentes, no solo diversificamos nuestros equipos, sino que también fortalecemos nuestra capacidad para resolver problemas de manera creativa y adaptarnos a un mercado cambiante. Adoptar una cultura empresarial inclusiva no solo es ético, sino también estratégico.

La neurodiversidad desafía la norma, pero también enriquece con talentos y habilidades únicas.